< Fragmentos de prensa

Fumar sin humo

... Artículo publicado en Süddeutsche Zeitung en agosto de 1997

El lema “fumar sin humo es posible” es una realidad para los pasajeros de la aerolínea regional “Augsburg Airways”. Están probando el primer cigarrillo sin humo del mundo. Además de Estocolmo, Suecia y Chattanooga, EE. UU., Augsburg es un sitio de pruebas donde la tabacalera Reynolds está probando su último invento.

En Alemania, el producto se llama “HI.Q”. Cuesta lo mismo que un cigarrillo normal y tiene los mismos efectos nocivos para el fumador. La ventaja, según el fabricante, es que se produce un 90% menos de humo, ya que en su lugar produce vapor de agua.

Así funciona: el tabaco no se quema, sólo se calienta. En la punta se enciende un carbón. El aire caliente disuelve el aroma del tabaco. No se produce ceniza. Después de unos siete minutos, el cigarrillo se apaga y queda como antes de encenderlo.

Los dedos amarillentos, las cortinas con olor a humo y el olor en la ropa después de ir a un bar serán cosa del pasado. (Lamentablemente, en 2004, este invento no es más económico que un cigarrillo y es muy difícil de conseguir).