< Fragmentos de prensa

Aromizer@Handmade.de

Introducción a este artículo de Oliver Koehler en DE:BUG, 13.07.98

Aromizer

Para una mejor comprensión de este artículo publicado en una revista alemana de música electrónica y desarrollo mental: Oliver Koehler entrevistó a Frank Fuchs de research&experience en 1997, cuando los primeros vaporizadores se comercializaban bajo el nombre de “aromatizador”. research&experience comenzó con la producción de vaporizadores a fines de 1996 (mejor sería llamarlo fabricación, ya que los productos todavía se fabrican a mano en Alemania, principalmente para garantizar la calidad).

En 1998, una empresa grande del sector farmacéutico alegó que uno de sus productos tenía un nombre similar. Aunque el nombre “aromatizador” estaba protegido por una patente alemana, la empresa alegó que este nombre podría confundirse con el de su producto, llamado “atomizador”. Como no teníamos el dinero suficiente para enfrentar la demanda, tuvimos que ceder. Mientras tanto, su producto se llama "aromatizador". Quizás porque esta empresa amenazadora descubrió que el nombre amenazador "atomizador" no era muy bueno ni muy significativo...

El artículo como se publicó originalmente

Aunque la aromaterapia huele y suena muy esotérica, su potencial de sanar es mayor que el de un paliativo contra un desarreglo psíquico. En los últimos años, la medicina clínica encontró muchos usos serios para la aromaterapia, que se basa en el antiguo arte védico de la sanación llamado ayurveda. Algunas formas prácticas de aplicación son: asma bronquial crónico, algunas otras enfermedades bronquiales, dolores menstruales, cataratas, esclerosis múltiple y nada menos que todos tipos de cáncer. Hasta el momento, el uso de sustancias aromaterapéuticas se veía afectado por los métodos que se usaban: las aromatizaciones y los baños de vapor. Debido a los efectos secundarios nocivos de estos métodos curativos, la medicina académica abandonó su interés por ellos. Con la llegada del aromatizador, tenemos un dispositivo que los terapeutas y hasta el público en general pueden usar de manera simple y aceptable. Fabricado a mano en la ciudad de Heidelberg, el aromatizador constituye un gran avance en materia de aromaterapia. La tecnología moderna de microchips se usa específicamente para satisfacer las necesidades medicinales. Al igual que la aromaterapia tradicional, el dispositivo ayuda a inhalar hierbas medicinales de forma simple. La gran diferencia está en que, como las plantas sólo se calientan en vez de quemarse como para la aromatización, no se liberan ni se inhalan sustancias carcinogénicas. El resultado es una absorción de casi el 100% de los principios activos de la planta. Para obtener los mismos resultados con tés ayurvédicos, se necesita más del doble de la dosis. Las plantas se calientan con una fuente de calor impensada: una lámpara halógena. La temperatura se regula con un microchip Motorola.

El origen de este dispositivo no está en la Universidad de Heidelberg. Los predecesores del vaporizador se encuentran entre los excéntricos. Todo el que recuerde la práctica absurda de usar dos cuchillos calientes para vaporizar la marihuana sabe de qué se trata la vaporización. El paso siguiente en la evolución del principio de calentar las sustancias para fumar fue un dispositivo que sirvió de prototipo para el vaporizador: el vaporizador de Eagle Bill.

Con una pistola de aire caliente, la marihuana (sin nicotina) se calentaba sin quemarse y se inhalaba sin que emitiera otros vapores. Eagle Bill, un curandero de Chattanooga, presentó su vaporizador en un evento enmarcado en el 2.° Congreso de ECBS (European Council for Studies of Consciousness, Consejo Europeo de Estudios sobre la Conciencia). Este aparato atrajo la atención debido a la pureza de las sustancias absorbidas. El equipo de inventores llamado research&experience hizo el siguiente proceso deductivo: "Si es posible extraer los principios activos de una planta mediante la vaporización, ¿por qué no intentamos extraerlos de cualquier planta medicinal?" Esto fue en enero de 1996; al año siguiente, ya se habían terminado las pruebas y el desarrollo. La diferencia con el antecesor del vaporizador era la fuente de calor: una lámpara sin ventilador en vez de una pistola de aire caliente.

Aquí se obtuvo la primera patente para la caja negra vaporizadora y un permiso medicinal limitado. El químico suizo Dr. Dr. h.c. mult. Albert Hofmann, descubridor de la dietilamida de ácido lisérgico (LSD), dio un veredicto positivo: "ingenioso y muy preciado para la medicina". No obstante, el vaporizador no es un producto industrial, como explica Frank Fuchs, encargado del proyecto. "El vaporizador no sólo se fabrica en Alemania, sino que se fabrica a mano en Alemania". Al principio, mientras se prueban las formas de aplicación, la producción industrial a gran escala no está dentro de los objetivos.

Chira tuvo un accidente automovilístico a los 17 años. Los estudios médicos de los huesos fracturados revelaron un cáncer óseo invasivo; los médicos calcularon que le quedaba un año de vida, como máximo. El psicólogo de Chira propuso medicarlo con marihuana para calmar los dolores agudos y la caquexia posterior a la quimioterapia. Como conocía a un miembro del equipo de research&experience, se convirtió en el primer sujeto de prueba de la evaluación medicinal, lo que impulsó el desarrollo en gran medida. "Nuestro objetivo era fabricar una máquina que pudiera ser usada por el terapeuta y por el paciente en su casa". Los primeros prototipos parecían diseños caseros improvisados. El primer vaporizador que usó Chira tenía una cubierta de madera. El regulador de temperatura era un simple termómetro de cocina.

Chira vivió por cuatro años más. 18 meses antes de su muerte, empezó a pensar en la reencarnación. La última vez que lo vi fue en el banco de una plaza en una fría noche de invierno. Estaba sentado allí con un amigo, disfrutando la tarde. Había hallado la paz interior. Poco después de este encuentro, dejó este mundo, al menos por el momento.

Además de este tratamiento con marihuana, el vaporizador está evaluado para usarse en muchas aplicaciones médicas, como para enfermedades bronquiales como irritación producida por la tos, asma bronquial y catarro. La salvia puede eliminar estos síntomas en gran medida. Para obtener más información, visite www.aromed.com [http://www.aromed.com].