< Fragmentos de prensa

¿Inhalar o ingerir?

Revista de ACM, 1999

Si el cannabis se ingiere, el tracto gastrointestinal absorbe mejor el THC si se lo ingiere con grasas. Las grasas mejoran el transporte de los cannabinoides solubles en grasa por la mucosa gástrica. Por lo tanto, al preparar un té, se debe agregar algo de crema, y al cocinar galletas, se debe usar bastante mantequilla.

Al fumar, los efectos se pueden dosificar mejor porque se sienten casi al instante. La desventaja de fumar es la irritación y los daños que se producen en las vías respiratorias, similares a los que se producen por fumar tabaco o cigarrillos herbales. Las posibles consecuencias son bronquitis crónica y daño celular carcinogénico. El daño pulmonar se puede reducir cuando se fuma marihuana muy potente, preferentemente en pipas metálicas pequeñas y fáciles de limpiar. A menudo, dos o tres pitadas son suficientes para obtener los efectos deseados. Por otra parte, existen dispositivos que permiten inhalar los cannabinoides vaporizados sin quemar las hierbas.