< Fragmentos de prensa

Entrevista de Werner Pieper a Frank Fuchs de research&experience

... por Werner Pieper, editor y autor alemán de la revista Mushroom Magazine 10 2003/4

Frank, cuéntenos: ¿cómo llegó a desarrollar el vaporizador AroMed?

Tuve la idea claramente definida después de que tuve el placer de conocer al Sr. Eagle Bill y su "Monster Vaporizer" en febrero de 1996. Fue en uno de los legendarios eventos de HIGH MOON con motivo de un congreso de ECBS en Heidelberg.

Ya sabíamos que el cannabis se vaporizaba por los soldados estadounidenses que volvían de Vietnam y se emplazaban en Heidelberg, Alemania en la década de 1960. Nos mostraron la experiencia de los "cuchillos calientes" y las "escopetas". En la década de 1970, algunos amigos experimentaban con la resistencia calentadora de los encendedores de los autos. El verdadero impulso para nuestra propia investigación sobre el vaporizador lo dio mi querido amigo Chira en el momento en que contrajo una enfermedad grave. Estaba consumido por la quimioterapia y sufría un dolor terrible. Su psicólogo, una persona de mente abierta, sugirió que probara marihuana ya que podía ser un tratamiento útil. En ese momento, fumar le resultaba muy doloroso e ingerirla le provocaba un sopor que no le gustaba en absoluto.

¿Qué hacía antes?

Muchas cosas: estudiar (biología, sinología, licenciatura en economía). Cuando los niños eran más pequeños, importaba marionetas, y luego hice traducciones para algunas editoriales. Siempre me gustaron las artesanías.

¿Nos podría dar algunos ejemplos de tratamientos médicos exitosos con el vaporizador AroMed?

Un buen ejemplo es la historia de mi amigo Chira. A los 19 años el cáncer le había robado toda expectativa de vida. La caquexia que padecía, un rápido descenso de peso, se detuvo al automedicarse con marihuana. Incluso subió de peso: de alrededor de 40 a 55 kg. Al realizar la administración con nuestros primeros prototipos, podía dosificar la sustancia con la suficiente precisión como para lograr los efectos deseados. Chira ya ha pasado a mejor vida, pero no sólo vivió los doce meses que le habían pronosticado sino cinco años más.

Otro caso fue documentado en ARD-TV de Alemania (revista científica Globus, 2001). El paciente sufría de la enfermedad de Crohn, una enfermedad grave que mantuvo bajo control inhalando marihuana con el vaporizador AroMed. No existen productos farmacológicos específicos contra la enfermedad de Crohn, que produce daños graves en el sistema gastrointestinal. En la entrevista, el médico del paciente comentó que le resulta triste e indignante que la medicina ortodoxa no le permita administrar un tratamiento con la única sustancia calmante en estos casos, el THC.

Se ha llevado a cabo satisfactoriamente la primera investigación de campo en la Universidad de Santiago de Cuba, Departamento de Medicina Natural. Esto demuestra que, con el vaporizador AroMed, a diferencia de otros vaporizadores, pueden usarse hierbas medicinales con muy buenos resultados. Un tratamiento calmante para los pacientes con asma crónica utiliza salvia y romero. Es más rápido que el tratamiento con inhaladores en aerosol que contienen agentes comunes como el salbutamol. Durante el tratamiento con el vaporizador AroMed no se produjo ninguno de los efectos secundarios de los aerosoles, como las fluctuaciones en la presión arterial y el aleteo ventricular.

¿Cuáles son las ventajas más importantes de un vaporizador?

La vaporización ofrece posibilidades completamente nuevas para la administración de sustancias. Hace unos años, se vendían "cigarrillos contra el asma", pero ya no se encuentran en el mercado europeo porque su humo contenía muchas sustancias dañinas. Con un buen vaporizador, uno que produce y mantiene temperaturas precisas en el aire caliente, sólo se inhalan sustancias activas. No ingresan productos secundarios a los pulmones. Es posible administrar una dosis mucho más precisa que en la administración oral. Según el tipo de vaporizador que se use, el aprovechamiento de las sustancias fitoterapéuticas es mucho mayor que al ingerirlas o fumarlas.

Un médico comenta: "la administración por inhalación constituye una dimensión tan nueva como la que introdujo la invención de las inyecciones".

Además de todo esto, un buen vaporizador es muy económico. Al fumar, no ingresa más del 40% de las sustancias fitoterapéuticas deseadas en el sistema circulatorio; el resto se oxida. Con AroMed, el aprovechamiento es de más del 90%.

Si, por ejemplo, está resfriado, ¿usa el vaporizador AroMed? Y de ser así, ¿qué plantas usa?

¿Si lo uso? Discúlpeme, pero por supuesto que uso el vaporizador. Existen mezclas muy agradables, como tés para los bronquios con regaliz o salvia púrpura, y mezclas no tan agradables, pero sí muy eficaces, con clavo de olor y raíz de perejil. En nuestro manual sobre AroMed, el usuario puede encontrar información suficiente para su satisfacción.

¿Hay otras ocasiones en las que usa el vaporizador AroMed? ¿Qué hierbas usa?

(risa) La corteza de sauce sirve contra los síntomas de mi enfermedad. Contiene el mismo principio activo que la Aspirina™.

¿Cuáles son sus planes para el futuro?

(respira profundo) Como abuelo de tres nietos, pienso en muchas cosas emocionantes que podría hacer y que realmente quiero hacer. Tengo algunas ideas. Pero el proyecto AroMed ha adquirido un impulso tan maravilloso por sí mismo para el bien de tantas personas sanas y enfermas, que creo que en algún momento en el futuro saldrá un AroMed renovado.

¿Algo más que quiera mencionar?

Agradezco mucho a 311, que hizo del vaporizador AroMed un éxito tan grande... y a todos los usuarios que nos ayudaron con sus críticas constructivas.

Gracias a nuestros contactos cubanos, los médicos de ese país. Y gracias a nuestra familia cubana, que presentamos con nuestro dominio www.morethancuba.de. Son artistas como pintores (¡muchísimas gracias, Evelio!), músicos y escultores. ¡Y besos para Alina, Anita y ANNE!